jueves, 26 de enero de 2012

ALGUNAS SOLUCIONES FRENTE EL FRACASO ESCOLAR

Para conseguir un mayor nivel de éxito es necesario que se trabaje conjuntamente entre el equipo directivo, la familia y, por supuesto la Administración. Las posibles soluciones son innumerables desde aquellas que afectan únicamente al niño hasta las que afectan a toda la comunidad educativa. Veamos algunas de propuestas para evitar el fracaso escolar.

 La Administración: es importante saber que vivimos en uno de los países de- la Unión Europea con menos presupuesto destinado a educación. Desde la Administración sería conveniente que se dotase, en la medida de lo posible, a todos los centros de las herramientas necesarias para la adaptación de los aprendizajes a la sociedad actual. Equipos informáticos, aulas menos masificadas, material educativo, aumento de docentes y sobretodo, dotar a cada centro con el equipo psicopedagógico pertinente cosa que, actualmente, no llega ni a alcanzar el 40% de los centros públicos españoles.

 La familia: es indispensable entender que un niño con dificultades no es- una vergüenza sino algo natural. Al igual que los adultos tenemos dificultades para realizar algunas actividades y sobresalimos en otras, los niños se encuentran en la misma situación. Si un abogado se siente incapaz de conducir 10 horas al día como hace un camionero se asume como algo normal. A los niños, en su justa medida, les pasa lo mismo. Por lo tanto es necesario dejar de ver vergüenza donde solo hay una necesidad y cubrir esa necesidad con los medios que sean necesarios.

Equipo educativo: entre los profesores y de más equipo educativo de un- centro se debe conocer a cada niño en concreto, intentando proporcionar una educación lo más personalizada posible. Cuanto más esfuerzo se invierta en el alumno mejores resultados se obtendrán. Un profesor debe entender que es el referente de cientos de futuros adultos, de las personas de las que dependerá el futuro de la sociedad por lo tanto, deben actuar en consecuencia procurando que cada uno de sus alumnos se sienta querido, comprendido y que todos y cada uno de ellos adquieran las habilidades necesarias para poder prosperar en un futuro.

Conjuntamente entre estos tres pilares educativos del niño pueden surgir las más innovadoras técnicas y estrategias para combatir el nivel de fracaso escolar y encontrar el camino adecuado para que cada alumno en mayor o menor medida tengan una formación especializada en alguna profesión que desarrollar en la edad adulta sin caer en el error de la formación profesional antigua donde los alumnos de la misma no eran más que los fracasados de B.U.P./C.O.U.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada